En un lugar privilegiado de la costa del Principado a 155 metros sobre el nivel del mar, se alza el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), un museo singular que, bajo la forma de una gran huella tridáctila de dinosaurio, acoge una de las muestras más completas y didácticas del mundo sobre estos fascinantes reptiles.

Con el “tiempo” como hilo conductor, en el MUJA se muestra la evolución de la vida en la Tierra desde sus inicios hasta la llegada del hombre, haciendo especial hincapié en el Mesozoico o Era de los Dinosaurios y en sus tres períodos: Triásico, Jurásico y Cretácico, a los que hace referencia cada uno de los tres dedos de la gran huella que forma el edificio.

En el MUJA, tan espectacular es el continente como el contenido: el arquitecto Rufino Uribelarrea eligió para el exterior un sistema de láminas de hormigón prefabricado que deja la fachada ciega, a excepción de las  puertas de entrada y salida. La cubierta es de cobre viejo, que con el tiempo irá adquiriendo un tono verde integrándose plenamente en el paisaje.

En el interior, una estructura de madera procedente de bosques escandinavos forma un entramado de arcos de medio punto que simulan las costillas de los dinosaurios y ofrecen al visitante la sensación casi mágica de un viaje en el tiempo.

Además el entorno del edificio multiplica las posibilidades de disfrute. Vistas privilegiadas sobre la costa asturiana, zona de juegos infantiles, jardines que permiten paseos entre réplicas de dinosaurios y el Café del MUJA, hacen de la visita al Museo una experiencia única.

La Universidad de Oviedo constituyó un Departamento científico en el Museo del Jurásico de Asturias en noviembre de 2004. En aquel momento el MUJA contaba con una colección de unos 300 ejemplares que previamente habían estado custodiados en el Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo.

A partir del momento en el que el MUJA contó con su propio equipo de investigación, siempre vinculado con el Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo, la colección comenzó a incrementarse rápidamente, tanto por la labor de recuperación de material en los acantilados comprendidos entre Gijón y Ribadesella (La Costa de los Dinosaurios) desarrollada por el equipo científico, como por la donación de investigadores de otras universidades, instituciones y particulares.

En estos momentos supera los 4.400 ejemplares entre los que destacan:

  • Las mayores huellas de dinosaurios terópodos y estegosaurios conocidas hasta el momento, con una longitud de 82 cm y 58cm respectivamente.
  • Los esqueletos más completos de la Península Ibérica de un ictiosaurio y un plesiosaurio, ambos reptiles marinos.
  • Parte del esqueleto de un dinosaurio ornitópodo.
  • Numerosos restos óseos de tortugas, cocodrilos y peces.
  • Un elevado número de muestras de la flora representativa de aquella época.
  • Gran cantidad de fósiles de invertebrados, así como múltiples huellas de actividad de estos últimos

En cualquier caso, los elementos más representativos del Jurásico de Asturias a nivel mundial, tanto por su cantidad como por la diversidad y el excelente estado de conservación, lo constituyen las huellas de pisada o icnitas de dinosaurios, algunas de ellas incluso con impresiones de la piel. La colección del MUJA, que incluye más de 520 ejemplares, representa la mejor colección de huellas de dinosaurios de Europa albergada en un Museo y la tercera del mundo por detrás de la del Dinosaur Tracks Museum y la del Beneski Museum of Natural HIstory, ambas en Estados Unidos. En palabras del prestigioso paleontólogo Martin Lockley de la Universidad de Colorado, que asistió a la inauguración del MUJA en 2004 “la colección de icnitas del MUJA es una de las más completas a nivel mundial” (revista Geotimes del American Geologoicla Institute, enero de 2006).

Destacan asimismo las huellas de pterosaurios o reptiles voladores, algunas con evidencias de piel y pertenecientes a individuos de un tamaño muy superior a los que se conocen en base a sus huesos a nivel de Jurásico. Son muy abundantes también las huellas de cocodrilos y tortugas; la colección incluye además la única huella conocida a nivel mundial de un lagarto del Jurásico.

En la actualidad, el equipo de investigación del MUJA, formado por los geólogos José Carlos García-Ramos y Laura Piñuela, colabora con 47 especialistas vinculados a 27 instituciones diferentes (Universidades, Museos y Centros de Investigación) alrededor de todo el mundo, desde Estados Unidos, Canadá, Japón y Argentina, hasta diferentes centros de investigación europeos (Alemania, España, Francia, Italia, Luxemburgo, Polonia y Reino Unido). Además, en los dos últimos años investigadores del museo han colaborado con un equipo internacional en la excavación, preparación y estudio de varios yacimientos con huellas de dinosaurios de las provincias de Chongqing y Gansu, en China

Deja una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.